Recorrido muy trialero y abandonado por un terreno árido y de vegetación mediterránea en el que la soledad y los bosques de cajigos (robles) y carrascas (encinas) son los principales protagonistas. Muchas partes de las sendas son de dificultad técnica, sobre todo las que se hacen de subida, muy exigentes. Cruzaremos por la olvidada aldea de Luparuelo, que como su toponimia indica fue lugar de lobos no hace tanto. Llevar abundante agua, en verano es muy caluroso.
 
De Ainsa hay que tomar una pista que servirá para calentar, pues una vez se entra en el barranco de Sieste, la dureza es constante: rampas de senda estrechas y muy exigentes que curvean por un bosque conocido como el Sabinar, pues como su nombre indica el camino trepa por un bosque de sabinas. Una vez ganado un buen desnivel el sendero se torna una sucesión de toboganes hasta que acaba en otro sendero, antiguamente una cabañera muy importante llamado “Solans de Caballera”. Seguiremos por ella atravesando pinares y tramos pedregosos de arenisca, terreros y leneras que forman innumerables barrancos de aluvión. Todavía hay que subir hasta San Velián y Morcat para coger la primera bajada, que con mucho merece la dura subida realizada. Poco antes de llegar a este último pueblo (deshabitado), en el exterior de una curva a derechas tomamos un sendero trialero que nos conducirá primeramente a Luparuelo y posteriormente al cauce de un afluente del río Ena. Este sendero trialea por bosques de cajigos (robles) y pinos, con muchas piedras, escalones y divertidas sucesiones de curvas. De vez en cuando conviene parar para asimilar tanto disfrute!
 
Sin solución de continuidad el barranco nos lleva a otro camino. Portearemos la bici escasos minutos hasta que ya el sendero sea ciclable, y por él remontaremos, a caballo entre verticales barranqueras, un cerro de cajigos que de nuevo nos conducirá al camino de “Solans de Caballera”. Lo tomaremos en dirección derecha (durante 1km ciclaremos en dirección contraria a lo que bajamos a la ida) para ascender un buen rato, trecho exigente y muy técnico. Una vez arriba el camino ondula por una zona húmeda y densa muy divertida y finalmente baja por una zona de grandes losas muy divertida y rápida, por terreno de matorral que cruzamos derrapando en cada curva y que deja un maravilloso sabor de boca como final de ruta.
 
Variante de recorrido
 
Si realmente estás en forma haz este bucle bajando al bco de Sieste en una zona de pozas naturales escavadas en roca caliza. Si andas 20’ cauce arriba llegarás a la famosa cascada del “Coño del Mundo”. El origen de la Tierra. Variante sin balizar, seguimiento GPS.
 

 

Reservas On Line

Síguenos en Google+

Síguenos a Facebook