San Martín y su Capilla, historia de una casa

Historia del Santo de San Martín

Retablo San Martin, capilla, Condado de San Martin, Turismo rural

San Martín de Tours; Martín nació hacia el año 316 en Sabaria, hoy en día Hungría. Hijo de padre militar  destinado en Italia, Martín conoció allí el Cristianismo.
En Amiens “Galia” se fijo en un pobre, que se encontraba en la puerta de la ciudad helado por el frío y pidiendo caridad. Viendo que la gente pasaba por su lado sin prestar la menor atención ni ayuda al pobre, Martín saco su espada y corto su única capa de lana por la mitad, dando la otra mitad al hombre pobre. A la noche siguiente Martín vio a Jesucristo en sueños rodeado de ángeles y vestido con la mitad de la capa que el había regalado.

A consecuencia de esta visión Martín se convirtió al Cristianismo y del lugar donde se guardo la capa de San Martín como reliquia, se origino el nombre de la “Sainte Chapelle” derivado de la palabra Cappa que mas tarde derivaría en la palabra Capilla.


Hacia el año 356 San Martín dejo el servicio militar y se marcho a Poitiers donde fue ordenado Diacono y autorizado a retirarse a una humilde cabaña en Ligugé, muy cerquita de Poitiers.

Otros ermitaños se asentaron alrededor de su cabaña y la comunidad construyo un monasterio.

En el año 371 el obispo de Tours falleció y el pueblo reclamo para el, el cargo de Obispo, aunque como tal tubo una vida austera, se retiro en  Marmoutier, junto a una pequeña comunidad cristiana

Falleció el 8 de Noviembre del año 397 en la ciudad de Candes y siendo enterrado tres días mas tardes en Tours.

Es por esta bonita historia que se representa a San Martín montado en un caballo, cortando su capa con una espada a las puertas de una ciudad y con un pobre a sus pies. Condado de San Martín  dispone de un retablo restaurado con esta imagen, no se ha podido datar la fecha ni el autor de esta reliquia. Pero si que se encuentra custodiada con orgullo y devoción por ser el motivo de la historia de esta villa.

 

Capilla de San Martín de Morcat

escudo de la casa retablo de San Martin Sanpietro y Bellostas

El Caserío de San Martín, ha pertenecido sucesivamente a los ayuntamientos de Morcart, El Pueyo de Morcat, Sieste y últimamente Boltaña.

Por la Tradición oral, se conserva el topónimo  de “Olivar de la ermita”, refiriéndose a una faja de terreno situado por debajo de la vivienda, deducimos la existencia de una originaria ermita, hoy en día desaparecida, dedicada a San Martín, y que dio origen al nombre de la casas en su origen.

Es en 1682 existían dos casas en la villa, la Casa Sampietro y Casa Bellosta, es en este mismo año Maria Sampietro y Juan Bellosta, herederos de ambas casas se unen en matrimonio unificando ambas casas, con esta unión y con la reforma de la casa se levanta una nueva capilla adosada en la casa y utilizando los restos de la antigua Ermita que da nombre a esta población.

El día  1 de Octubre de 1693, Don Pedro Gregorio y Antillon, Obispo de Huesca, que se encontraba de visita en Santa Maria de la Nuez. Concede licencia a Mosen Pedro Alastrué, Regente de la parroquia de Puy-Morcat para bendecir la ermita de Juan Bellosta, pudiendo celebrar en ella el Santo Sacrificio de la misma.

El 2 de Mayo de 1723  el nuevo obispo Don Pedro Gregorio de Padilla, visita personalmente la capilla, concediendo 40 días de indulgencia a los fieles que devotamente rezaran de rodillas varios padres nuestros y avemarías delante de la imagen de San Martín y rogaran a Dios por la exaltación de la Santa Fe Católica y extirpación de las herejías.

El día 28 de Mayo de 1741, El Obispo Don Cayetano de la Peña y Grande, en visita pastoral a Morcat, suspende el uso de la capilla, hasta tanto no se haya expreso la necesidad o utilidad de ella.

En el 11 de Noviembre de 1791 en conmemoración al Santo de San Martín y festividad en la villa, Pedro Bellosta nieto de Juan Bellosta dirige una instancia al Obispo solicitándole licencia para proseguir el culto, ya que no han desaparecido los motivos que llevaron a la creación de la capilla.

Con el Informe favorable del Mosen Lorenzo Varón, rector de Morcat, el obispo autoriza el culto, con la condición que el suplicante se obligue a mantener decente la capilla y provisto de  ornamentos y vasos sagrados.

Hoy en día, la capilla sigue en uso, y es lugar de culto para todos aquellos que deseen celebrar eventos como Bautizos, Comuniones, o Bodas; a los piés de San Martín de Morcat.

Reservas On Line

Síguenos en Google+

Síguenos a Facebook